viernes, 29 de junio de 2012

taller electivo definicion de desarrollo sostenible y aprovechamiento optimo de la energia

INTRODUCCION En los últimos años el mundo ha sido testigo de una tendencia que da indicios de una nueva dirección. Temas como el desarrollo sostenible y las empresas coeficientes, marcan una orientación ecologista y cada vez mayor interés por la preservación del medio ambiente. Diferentes eventos internacionales, que confirman la aceptación y convencimiento que se ha logrado en el ámbito técnico, político y social en el mundo. Una persona no decide donde vivir, pero si decide cómo hacerlo, el ser, estar, vivir y compartir con distintas personas los diferentes factores que modifican la estabilidad de un país, hace que una persona se haga responsable de sus actos que de una manera u otra se verán reflejados en su forma de vida. Por otra parte en la sociedad actual algunos se ven limitados a acceder a los recursos, ya que no cuentan con la educación necesaria para abogar por ellos, o simplemente no reciben el apoyo que deberían. El uso racional de la energía es un concepto que más que dejar de utilizar la energía, busca hacer un uso eficiente sin que implique el derroche de la misma. El aprovechamiento óptimo de la energía es el uso consciente para utilizar lo estrictamente necesario. Esto lleva a maximizar el aprovechamiento de los recursos naturales. Recursos naturales que en la actualidad comienzan a escasear en todo el mundo. En casi todos los países del mundo, en particular en su sector energético se vienen implementando políticas de uso óptimo de la energía eléctrica ya que la población y el consumo crecen a gran velocidad generando la saturación de las líneas de distribución y los riesgos de desabastecimiento eléctrico. La principal estrategia en la actualidad para hacer un uso y aprovechamiento óptimo de la energía consiste en cubrir la demanda con una canasta energética en el cual las energías renovables tienen un importante peso. Esto con el fin de colaborar con la mitigación del cambio climático y reducir la dependencia de combustibles fósiles. Desde ya esto varía con cada país, sus políticas y su compromiso ambiental. Definición Desarrollo Sostenible Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades. El concepto de desarrollo sostenible refleja una creciente conciencia acerca de la contradicción que puede darse entre desarrollo, primariamente entendido como crecimiento económico y mejoramiento del nivel material de vida, y las condiciones ecológicas y sociales para que ese desarrollo pueda perdurar en el tiempo. Esta conciencia de los costos humanos, naturales y medioambientales del desarrollo y el progreso ha venido a modificar la actitud de despreocupación o justificación que al respecto imperó durante mucho tiempo. La idea de un crecimiento económico sin límites y en pos del cual todo podía sacrificarse vino a ser reemplazada por una conciencia de esos límites y de la importancia de crear condiciones de largo plazo que hagan posible un bienestar para las actuales generaciones que no se haga al precio de una amenaza o deterioro de las condiciones de vida futuras de la humanidad. El desarrollo sostenible se aceptó exclusivamente en las cuestiones ambientales. En términos más generales, las políticas de desarrollo sostenible afectan a tres áreas: económica, ambiental y social. En apoyo a esto, varios textos de las Naciones Unidas, incluyendo el Documento Final de la cumbre mundial en el 2005, se refieren a los tres componentes del desarrollo sostenible, que son el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente, como "pilares interdependientes que se refuerzan mutuamente" La Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural (Unesco, 2001) profundiza aún más en el concepto al afirmar que "... la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos"; Se convierte en "una de las raíces del desarrollo entendido no sólo en términos de crecimiento económico, sino también como un medio para lograr un balance más satisfactorio intelectual, afectivo, moral y espiritual". Un desarrollo económico y social respetuoso con el medio ambiente El objetivo del desarrollo sostenible es definir proyectos viables y reconciliar los aspectos económico, social, y ambiental de las actividades humanas; "tres pilares" que deben tenerse en cuenta por parte de las comunidades, tanto empresas como personas: Sostenibilidad económica: se da cuando la actividad que se mueve hacia la sostenibilidad ambiental y social es financieramente posible y rentable. Sostenibilidad social: basada en el mantenimiento de la cohesión social y de su habilidad para trabajar en la persecución de objetivos comunes. Supondría, tomando el ejemplo de una empresa, tener en cuenta las consecuencias sociales de la actividad de la misma en todos los niveles: los trabajadores (condiciones de trabajo, nivel salarial, etc.), los proveedores, los clientes, las comunidades locales y la sociedad en general. Sostenibilidad ambiental: compatibilidad entre la actividad considerada y la preservación de la biodiversidad y de los ecosistemas, evitando la degradación de las funciones fuente y sumidero. Incluye un análisis de los impactos derivados de la actividad considerada en términos de flujos, consumo de recursos difícil o lentamente renovables, así como en términos de generación de residuos y emisiones. Este último pilar es necesario para que los otros dos sean estables. Condiciones para el desarrollo sostenible Los límites de los recursos naturales sugieren tres reglas básicas en relación con los ritmos de desarrollo sostenibles. 1. Ningún recurso renovable deberá utilizarse a un ritmo superior al de su generación. 2. Ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente. 3. Ningún recurso no renovable deberá aprovecharse a mayor velocidad de la necesaria para sustituirlo por un recurso renovable utilizado de manera sostenible. Aprovechamiento Óptimo de la Energía El uso eficiente de la energía constituye una finalidad del estado fundamentada en la obligación que corresponde a éste de asegurar la efectiva realización de los derechos económicos y sociales garantizados a todos los ciudadanos y ciudadanas orientándose a la promoción y protección armónica de los intereses de los consumidores y usuarios al mejoramiento de la calidad de vida de la población, a la protección de la salud y del ambiente, al aprovechamiento racional y sustentable de los recursos energéticos. Los recursos energéticos se producen a partir de recursos naturales susceptibles de agotamiento o degradación, cuya protección y uso racional es indispensable para asegurar su preservación en el tiempo. Por otra parte, tales recursos energéticos deben utilizarse y explotarse mediante prácticas y tecnologías eficientes, capaces de asegurar que los bienes y servicios producidos no impongan a los usuarios, especialmente en condiciones de monopolio natural, la obligación de asumir los costos derivados de una ineficiente gestión. Igualmente, los usuarios y usuarias deben contribuir a la conservación de la energía y del ambiente, también a retribuir razonablemente el costo de los bienes y servicios obtenidos, en ese sentido, tienen el derecho a recibir orientación acerca de las formas disponibles para hacer lo más conveniente a sus intereses. El uso racional de la energía es un concepto que más que dejar de utilizar la energía, busca hacer un uso eficiente sin que implique el derroche de la misma. El uso racional de la energía es el uso óptimo y consciente para utilizar lo estrictamente necesario. Esto lleva a maximizar el aprovechamiento de los recursos naturales. Recursos naturales que en la actualidad comienzan a escasear en todo el mundo. La energía tiene una gran importancia en el desarrollo de la sociedad, su uso hace posible la automatización de la producción que aumenta la productividad y mejora las condiciones de vida del hombre. Es necesario ahorrar electricidad, porque ahorrando esta se ahorra petróleo y divisas que se pueden invertir en otras ramas de la economía, la educación, la investigación o la cultura. Es por ello que se toman las medidas para su ahorro, ya que las termoeléctricas constituyen nuestra principal fuente de energía eléctrica, al aumentar la demanda eléctrica hay que aumentar la capacidad de generación de las centrales eléctricas, es por eso que la cooperación de cada ciudadano evitando el malgasto es indispensable para eliminar esta situación. Para lograrlo es necesaria la eficiencia en el ahorro energético, tanto en las industrias como en el hogar. CONCLUSIONES El desarrollo sostenible surge como concepto de una comisión internacional que analizó y evaluó las necesidades del desarrollo humano. El desarrollo sostenible, se define como un desarrollo duradero. El accionar educativo permite enfrentar la creación y formación de una conciencia, la formación de una actitud, estimular una forma nueva de proceder, una forma nueva de pensar para afrontar las problemáticas que el desarrollo sostenible plantea. Los retos del desarrollo sostenible son retos a que debe enfrentarse y desde la educación y la educación ambiental. El desarrollo sostenible va imponiendo a la educación ambiental el cambio de paradigmas para lograr un incremento en la calidad de vida. El aprovechamiento óptimo de la energía no consiste en racionar o reducir los servicios que esta presta, sino utilizarla mejor. Es necesario que la sociedad en general este informada del aprovechamiento optimo de la energía y entienda que todos somos un instrumento para lograr el desarrollo de este sector, solo debemos contribuir utilizando conscientemente todos los recursos y beneficios que nos produce la energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada